Los alemanes siempre tienen ‘suelto’

Tienen gran aversión al efectivo. En 2016, en plena fiebre de las apps, Berlín seguía poniendo trabas al pago con tarjeta por la desconfianza en el crédito y en Internet.

Anuncios